Saltar al contenido
Turhistórico

¿De dónde viene el nombre de Madrid? (3 teorías sobre su origen)

origen etimología del nombre madrid

El origen del nombre de Madrid es un misterio que se pierde en la noche de los tiempos.

Celtíberos, romanos, visigodos y árabes han pasado por estas tierras dejando un rastro de cultura y lenguaje difícil de seguir.

En el artículo de hoy vamos a intentar arrojar algo de luz sobre la etimología de la palabra “Madrid”.

El debate y las diferentes teorías

Lo primero que hay que tener claro es que a día de hoy sigue sin haber consenso entre los estudiosos en cuanto al origen del nombre de la capital de España, si bien es cierto que existen varias hipótesis y que de entre ellas hay una más aceptada que las demás.

Madrid forma parte del reducido grupo de ciudades españolas cuyo nombre termina en una “d” muy incómoda de pronunciar, de ahí que popularmente se habitual escuchar adaptaciones como “Madrí”, o nuestro castizo “Madriz”.

Pero, ¿de dónde ven esta palabra?, ¿que era Madrid antes de ser Madrid?

 Existen básicamente tres hipótesis diferentes para responder estas preguntas:

Hipótesis árabe

Hipotesis-arabe

La hipótesis árabe es generalmente la más aceptada de las tres.

Esta teoría parece publicada por primera vez en 1952 en el libro “Historia del nombre Madrid”, de Jaime Oliver Asín (historiador, arabista, cronista y miembro de la Real Academia de la historia).

Según esta propuesta, el actual término “Madrid” derivaría de la palabra árabe Mayrit.

A su vez, Mayrit está relacionado con un tema que ya hemos tocado en este blog en algunas ocasiones: los viajes del agua.

Estos viajes del agua, una técnica ancestral importada del Oriente Próximo para captar el agua subterránea, reciben el nombre de “qanats”, pero por algún motivo en la ciudad del oso y el madroño son conocidos desde antiguo como “mayras”.

Al parecer, la palabra Mayrit derivaría de la unión de “mayra”, y el sufijo romance para abundancia “it”: Mayra+it= Mayrit.

Los restos arqueológicos que avalan esta teoría, salieron a la luz de los años 80 del siglo pasado.

En 1983 se descubrió un viaje de agua presumiblemente islámico en la Plaza de los Carros, en pleno corazón del barrio de La Latina.

Mide unos 10 m y probablemente nacería cerca de la actual plaza de puerta cerrada, en las conocidas como “fuentes de San Pedro”, para dirigirse después por Cava Baja hasta la Plaza de los Carros.

De ahí descendía por la cuesta de los Caños Viejos hasta la actual Calle Segovia.

Es el único ejemplo que conservamos de la época de dominación musulmana, pero tiene sentido pensar que hubiese más como este.

Hipótesis visigoda

Hipótesis Visigoda

La hipótesis árabe es la más extendida es reconocida, otros autores sostienen una teoría indistinta.

Según la hipótesis visigoda, el origen del término Madrid podría ser anterior a la dominación musulmana, vinculado a la existencia de una supuesta aldea visigoda donde se originó el topónimo.

Esta aldea, tendría por nombre “Matrice”, (pronunciado “Matrich”), y al parecer este topónimo derivaría del arroyo matriz, o arroyo principal, que posteriormente recibiría al nombre del “Arroyo de San Pedro”.

Éste arroyo, está perfectamente documentado y discurría por lo que actualmente es la calle Segovia, separando la Colina de Palacio de la Colina de las Vistillas.

Según esta hipótesis, el posterior término árabe “Mayrit” derivaría de la adaptación del nombre original de la aldea visigoda a la lengua de los nuevos pobladores musulmanes.

En cualquier caso, lo que sí parece estar claro es que con independencia del origen, Mayrit es la denominación con la que se conoció a la pequeña ciudad desde la segunda mitad del siglo IX.

La primera variación del término fue finales del siglo XI, tras la conquista cristiana de la ciudad, donde ya la encontramos como “Maydrit”, y a finales del siglo XII ya aparece en los documentos el término “Madrit”, de dónde viene la forma actual “Madrid”, ya a comienzos del siglo XIII.

Curiosamente, la hipótesis árabe solamente afectaría a la zona donde se asentaron los musulmanes (en el entorno de la colina de palacio), mientras que la hipótesis visigoda es aplicable a la zona conocida como el “Pozacho” (en la zona de la colina de las Vistillas)

Esto nos deja con dos posibles orígenes basados en el agua, por un lado el Mayrit de los musulmanes, y por otro, la aldea visigoda que tomó el nombre de “Matrize”.

Hay quien ha querido ver en esta duplicidad el origen del término “los Madriles”.

Hipótesis romana

Existe una tercera hipótesis que busca el origen del nombre de Madrid en una época todavía más antigua.

Esta posibilidad sostiene la existencia de una población anterior llamada “Miaccum”, que parece ser que era un asentamiento situado entre Segovia y Titulcia, mencionado ya en el “Itinerario de Antonino” del siglo III.

Según esto, este asentamiento de Miaccum sería una de las paradas de postas (llamadas por los romanos “mansio”) en la vía 24 del citado itinerario de Antonino, que todavía hoy en día podemos visitar en el cercano valle de la Fuenfría.

En cualquier caso, aunque sabemos de la existencia de un asentamiento llamado Miaccum, desconocemos la localización del mismo, por lo que esta hipótesis pierde fuerza.

Algunas de las localizaciones propuestas para Miaccum son la Casa de Campo (recordemos que por ella pasa el arroyo Meaques, que podría tomar el nombre de aquí), la zona de Carabanchel (bastante probable dada la aparición del “mosaico de las cuatro estaciones”, que hoy podemos contemplar en el museo de los orígenes), e incluso el municipio de Collado Mediano.

Otras hipótesis

Existen más hipótesis que tratan de encontrar el origen del nombre de Madrid en asentamientos incluso anteriores, mencionando la posibilidad de que derive de algunas palabras celtas.

Incluso he llegado a leer en mis investigaciones algunas propuestas que relacionaría en la etimología de Madrid con posibles términos vascones anteriores a la llegada de los romanos.

Sea como fuere, aunque el origen del nombre sigue siendo un misterio, de lo que no cabe duda es de que se trata de una de las ciudades más interesantes de Europa, y que no sólo ofrece una oferta artística y cultural impresionante, sino también muchos secretos fascinantes que descubrir.

¿Aún no te has lanzado a la aventura de conocer la historia de Madrid?, ¡échale un vistazo a las rutas guiadas y no te quedes sólo en la superficie!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *