Saltar al contenido
Turhistórico

Barrio de Sol

Barrio de Sol

El “barrio de sol”, situado en el centro de Madrid, es el verdadero corazón de la ciudad: si algo importante ocurre en la capital, la mayor parte de las veces será aquí.

Toda esta zona está articulada en torno a la plaza conocida como “Puerta del Sol”, centro neurálgico y punto de referencia de los madrileños (tanto es así que las distancias de las carreteras de España y los números de las calles de Madrid se cuentan a partir de este punto).

Cosas que ver en el centro de Madrid

Aquí te dejo algunos de los lugares más interesantes y curiosos que puedes encontrar en la zona de Sol, y más abajo que sigo contando cositas del barrio.

¿Cuál es el “barrio de Sol” de Madrid?

Aunque es cierto que existe el barrio “Sol”, en realidad ni siquiera los propios madrileños tienen muy clara la división administrativa “oficial”, por lo que se suele hablar de unas “zonas” que pueden resultar algo confusas.

En realidad, el barrio de Sol es uno de los 6 que forman el distrito “Centro” (está justo en el centro del distrito, rodeado por los barrios de Universidad, Palacio, Embajadores, Cortes y Justicia), pero para visitar la ciudad es mucho más interesante hablar de “zonas turísticas”.

Mapa de zonas turísticas de Madrid

¿Que ver en la Puerta del Sol?

Esta plaza semicircular, no sólo es una referencia del barrio, sino que además en ella podemos encontrar gran parte de las atracciones turísticas más representativas de la ciudad en Madrid.

Su nombre proviene de una puerta que estuvo aquí situada cuando por este lugar pasaba la Cerca del Arrabal, y que en aquel momento era el punto más oriental de la ciudad, es decir, el primer sitio en el que daba el sol al amanecer.

Aquí no sólo están las estatuas de “el Oso y el Madroño”, la estatua ecuestre de Carlos III, o la de “la Mariblanca”, sino algunos edificios emblemáticos, como la Casa de Correos (famosa por el reloj que todos los años da las campanadas del cambio de año con las que nos comemos las uvas), y algunas de las zonas comerciales más animadas del centro, como las calles de Preciados o Montera.

También en la Puerta del Sol podemos encontrar algunas de las curiosidades más famosas del centro, como la Placa del Kilómetro Cero (el punto de referencia de todas las carreteras de España), o el cartel luminoso de Tío Pepe, que no está en su ubicación original pero que es parte fundamental de la memoria reciente de la ciudad.

Dar una vuelta hasta Tirso de Molina

Tirso de Molina

La zona sur del barrio dibuja una extraña cola de pez entre los barrios de Las Letras, Lavapiés, y La Latina.

Estamos muy cerca del conocido como “Madrid de los Austrias” (quizá la zona más turística de la ciudad), y sin duda por estas calles podemos encontrar un ambiente muy especial.

Te recomiendo acercarte a la Plaza de la Provincia, donde podrás admirar el Palacio de Santa Cruz, que en su día funcionó como Cárcel de Corte y que hoy en día acoge la sede del Ministerio de Asuntos Exteriores.

dormir-bajo-el-ángel
Escultura en la Cárcel de Corte

También en esta plaza encontrarás la Fuente de Orfeo. Aunque es una réplica (la original se encuentra en el Museo Arqueológico Nacional), es un momento para recordar una de las historias más bonitas de la mitología clásica.

También merece la pena caminar por la plaza de Jacinto Benavente y bajar hasta la de Tirso de Molina (donde antiguamente estaba el Convento de la Merced y desde hoy en día sale nuestro tour del barrio de las letras)

Camino del Paseo del Prado

De vuelta en la Puerta del Sol, si te plantas delante de lo que hoy en día es el Apple Store, te diré que en realidad estás ante el edificio que en su día fue el Hotel París.

Se trata de un lugar cargado de historia, en el cual se encontraba el Café de la Montaña, uno de los pioneros en las tertulias literarias de la época.

A partir de aquí, puedes bajar por la Calle Alcalá o por la Carrera de San Jerónimo, y en ambos casos llegarás al Paseo del Prado: ¡bienvenido al “Triángulo de Oro” o “Triángulo del Arte” de Madrid!

Si decides bajar por la calle Alcalá, pasarás junto a la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, un museo fantástico cuya visita merece la pena ya que alberga obras de arte de una calidad comparable a las del Museo del Prado.

Un poquito más abajo llegarás hasta el círculo de Bellas Artes. Te recomiendo encarecidamente que visites su azotea, un sitio perfecto para ver atardecer y contemplar una de las mejores vistas del Edificio Metrópolis.

Edificio Metrópolis

Llegados a este punto, puedes continuar bajando hasta llegar a la glorieta de Cibeles, y continuar hasta la de Neptuno viendo por el camino la fuente de Apolo (toda esta zona fue diseñada en tiempos de Carlos III y se conocía como el “Salón del Prado”).

Ya sólo te queda subir de nuevo por la Carrera de San Jerónimo pasando por delante del congreso de los diputados, la estatua de Cervantes, y la Plaza de Canalejas que alberga algunos de los edificios más interesantes de la ciudad.

Pasear por la Gran Vía

Gran Vía, límite del barrio Sol

Esta enorme y famosa avenida madrileña, es el límite norte de la zona del barrio de sol.

Está construida en tres tramos diferentes, y en ella no sólo podrás encontrar edificios tan famosos y representativos como el edificio Telefónica, el edificio Carrión o el Oratorio del Caballero de Gracia, sino que además es el sitio perfecto para disfrutar de una jornada de compras. Sin duda uno de los lugares más animados de la ciudad.

Santo Domingo, Plaza del Callao y Plaza de España

Plaza de Santo Domingo

Las otras tres grandes plazas de esta zona forma la parte más occidental del barrio, justo lo que está pegado al Madrid de los Austrias.

En la plaza de España (actualmente en obras), tienes alguno de los ejemplos más interesantes de arquitectura del siglo XX de la ciudad, como la torre de Madrid o el edificio España, que hoy en día acoge el rehabilitado hotel “Ríu Plaza España”, en cuya azotea puedes disfrutar de algunas de las mejores vistas de la ciudad.

La plaza de Santo Domingo, debe su nombre al antiguo convento de Santo Domingo, situado en uno de los arrabales de Madrid del siglo XVI, aunque sí de conventos va la cosa, te recomiendo que visites el de las Descalzas Reales, mandado construir por Juana de Austria y actualmente gestionado por Patrimonio Nacional.

Por último, la plaza de Callao es una de esas zonas que no te puedes perder aunque sólo sea por caminar por uno de los auténticos iconos del centro de la ciudad: ¡seguro que recuerdas más de una serie y una película grabadas en este lugar!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *