Saltar al contenido
Turhistórico

Breve historia de la Plaza de la Paja. Anécdotas y curiosidades

plaza de la paja de madrid

La Plaza de la Paja ha sido a lo largo de su historia el centro comercial de mayor importancia de Madrid, el lugar de residencia de las familias más nobles de la villa, e incluso alojamiento de reyes.

Este lugar, situado entre los barrios de La Latina y el Madrid de los Austrias, no sólo es uno de los más animados de la zona, sino que además, es uno de esos lugares “ocultos” de la ciudad que esconde más de lo que aparenta simple vista.

¿Cómo llegar a la Plaza de la Paja?

Lo mejor que puedes hacer es dar un paseo por las calles de La Latina, hasta llegar a esta céntrica pero tranquila plaza, que además tiene varios lugares interesantes muy cerca que merecen un visita.

Travelers' Map is loading...
If you see this after your page is loaded completely, leafletJS files are missing.

Origen de la Plaza de la Paja

Quizá una de las primeras cosas que llamen la atención de la Plaza de la Paja sea el nombre y la historia de su origen.

Hay que recordar que estamos en el corazón del barrio medieval, y que en aquella época la parroquia de San Andrés (la que veréis justo en la parte más alta de la plaza), era uno de los lugares más importantes de la ciudad.

Hay dos teorías acerca del origen del nombre.

Según la primera, debido el desnivel de este lugar, en los meses de otoño e invierno las lluvias formaban un barrizal que los vecinos trataban de sortear esparciendo paja por toda la zona para evitar las manchas y los resbalones (personalmente creo que se trata de una teoría sin mucho fundamento).

La Plaza de la Paja tiene una inclinación notable hacia la Calle de Segovia

La segunda versión (aparentemente más contrastada y creíble) tiene que ver con la obligación de los vecinos de entregar a los capellanes de la parroquia de San Andrés un diezmo en forma de paja, que según parece era destinado a alimentar a las mulas de la parroquia.

Esto parece tener cierto sentido, sobre todo, teniendo en cuenta que muy cerca tenemos la Plaza de la Cebada, y es muy posible que los nombres de ambas plazas estén relacionados.

Plazuela de paja
La Plaza de la Paja hacia 1872 (J.L. Pellicer)

Plaza de la Paja: el centro comercial de la edad media

Plaza de la Paja
La Capilla del Obispo al fondo de la Plaza de la Paja

Lo que sabemos a ciencia cierta, es que la plaza de la paja era el epicentro del comercio de Madrid durante los siglos XIII y XIV.

Parece ser que fue Juan II de Castilla quien terminó con esta larga tradición comercial del antiguo arrabal mozárabe cuando ordenó la urbanización de la, por aquel entonces, incipiente Plaza del Arrabal (lugar que en nuestros días ocupa la Plaza Mayor)

Parece ser, que hasta la creación de dicha plaza, la plaza de San Salvador (hoy en día Plaza de la Villa), era el centro político de la ciudad (recordemos que era el lugar en el que se reunía el Concejo), quedando la función comercial reservada para la Plaza de la Paja.

Capilla del Obispo

Sin duda uno de los edificios más interesantes de la plaza y de toda la ciudad de Madrid, es la Capilla del Obispo.

Se trata de uno de los pocos ejemplos de arte gótico que tenemos en la capital, levantado durante el reinado de Carlos I para acoger los restos de San Isidro, patrón de la ciudad.

Aunque suele estar cerrada y su visita es muy complicada, contemplar desde la calle su fachada en perfecta simbiosis con el Palacio de los Vargas resulta una experiencia muy interesante y no sirve para hacernos una idea del aspecto aproximado que debían tener las casas palaciegas en el Madrid medieval.

La capilla debe su nombre precisamente a uno de los miembros de la familia de los Vargas, concretamente a Gutierre de Vargas Carvajal, que en el momento de la construcción era obispo de Plasencia.

Fue declarada monumento nacional en 1931, y aunque su nombre oficial es “Capilla de Nuestra Señora y San Juan de Letrán”, todo el mundo la conoce como “Capilla del Obispo”.

Palacio de los Vargas

Pero, ¿quiénes eran estos Vargas?

Pues se trata ni más ni menos que una de las familias más influyentes de los inicios de la época cristiana en Madrid.

Junto con la familia de los Luján (quienes probablemente te suenen por la Torre de los Lujanes), llegaron a ser uno de los linajes más importantes de la villa y propietarios de gran cantidad de solares e inmuebles.

El primer miembro de la familia del que tenemos constancia, es Iván de Vargas, un valeroso guerrero que participó bajo las órdenes de Alfonso VI en la reconquista de Madrid, y a cuyo servicio estuvo posteriormente el propio San Isidro.

Palacio de los Vargas

Palacio de los Laso, alojamiento de los Reyes Católicos

Ya hemos hablado de los Vargas y los Luján, pero existía una tercera familia importante: la de los Laso de Castilla.

Si hoy en día nos ponemos delante de la Capilla del Obispo, dejando el Palacio de los Vargas a nuestra izquierda, a la derecha encontraremos un bloque de viviendas que anteriormente fue la casa palacio de esta familia.

Es importante debido a que era el lugar elegido por los Reyes Católicos para pasar sus estancias en Madrid.

De hecho, si continuamos subiendo por la Costanilla de San Andrés y nos fijamos atentamente en el lateral de la parroquia (a nuestra izquierda), a la altura más o menos de un segundo piso, encontraremos los restos de un arco con unos azulejos representando un dibujo.

El arco, es lo único que queda de un antiguo pasadizo que se mandó construir para comunicar el dormitorio de los reyes con la habitación desde la cual escuchaban misa en la parroquia (en el dibujo de los azulejos se representa como era dicho pasadizo).

Como ves, la Plaza de la Paja no sólo tiene un nombre curioso con una explicación interesante, sino que también alberga algunos de los lugares que tuvieron mayor importancia la historia de la ciudad.

¡Y eso que no te he hablado de la casa de Ruy González de Clavijo ni del Jardín del príncipe de Anglona!, pero eso me lo dejaré para otros artículos, porque da para largo.

Recuerda que si esto te ha aparecido interesante, puedes encontrar más información sobre distintos rincones de Madrid en el podcast de Turhistorico (te propongo escoger el episodio que más te interese y escucharlo paseando y descubriendo los distintos secretos de Madrid), y si prefieres algo más personal, puedes darte también una vuelta por la sección de rutas guiadas.

¡Nos vemos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *