Saltar al contenido
Turhistórico

Historia de la Plaza Mayor de Madrid: el corazón de la ciudad

historia plaza mayor de madrid

La Plaza Mayor de Madrid es, sin duda, uno de los lugares más representativos de la ciudad.

Se trata del auténtico corazón de la villa, lugar de intercambio y encuentro casi desde su propia fundación.

En este artículo repasaremos su historia, desde que solo era una laguna, hasta el primer asentamiento, la remodelación de Juan Gómez de Mora, y los múltiples incendios que la han asolado.

¡Comenzamos!

¿Cómo llegar a la Plaza Mayor?

La Plaza Mayor está en pleno centro de la ciudad, en el barrio del Madrid de los Austrias y muy cerca de lugares tan emblemáticos como la Puerta del Sol o la calle Mayor.

Tiene 10 accesos diferentes, la mayoría de ellos, cubiertos por arcos que dan a los soportales de la plaza.

Está declarada bien de interés cultural, y no es de extrañar, ya que aunque hace poquito acabamos de celebrar su cuarto centenario, este corazón de la ciudad sigue latiendo con más fuerza que nunca.

Travelers' Map is loading...
If you see this after your page is loaded completely, leafletJS files are missing.

Historia de la Plaza Mayor de Madrid

Lagunas de Luján

Lagunas de Luján
Lagunas de Luján, junto a la Puerta de Guadalajara, en el cruce de los caminos de Alcalá y Atocha

Las primeras referencias que tenemos de este lugar son de la edad media, cuando era una zona pantanosa propiedad de la familia Luján (una de las familias nobles más influyentes de la ciudad, que seguramente te sonará de la famosa “Torre de los Lujanes”, situada en la cercana Plaza de la Villa).

Esta laguna, situada justo a las afueras de la muralla y en el cruce de los caminos de Alcalá y Atocha, era el lugar habitual de la nobleza para cazar patos, hasta que se desecó allá por el siglo XIV.

Plaza del Arrabal

Plaza del Arrabal
Al desaparecer la laguna, surge la Plaza del Arrabal

Lo siguiente que sabemos es que en algún momento entre los siglos XIV y XV, el espacio que ocupaba la laguna empezó a ser utilizado por los comerciantes locales como punto de venta.

El hecho de que surgiera aquí un mercado de manera espontánea tiene todo el sentido del mundo, ya que, al encontrarse fuera de las murallas, los comerciantes evitaban pagar el derecho de portazgo, un impuesto para vender sus mercancías dentro de la ciudad.

Al llegar a la puerta de Guadalajara, alguien debió de pensar:

-“¿Y si me pongo a vender aquí mismo?…”

Y así nació el primer “Duty Free” de la historia de España.

Juan Gómez de Mora y la reforma de la Plaza Mayor

Aquella primitiva agrupación medieval de tenderetes fue creciendo y desarrollándose a medida que lo fue haciendo la ciudad, y pasó a ser conocida como «Plaza del Arrabal«.

Tradicionalmente, el centro de la vida de la ciudad había sido la Plaza de San Salvador (actualmente Plaza de la Villa), pero poco a poco el foco de la actividad fue desplazándose hacia la nueva Plaza del Arrabal.

Cuando en 1561 Felipe II declara Madrid capital del reino, la población empieza crecer de tal manera que la ciudad necesita reformas, por lo que se le encarga a Juan de Herrera que reacondicione la plaza mayor de Madrid.

Es en ese momento cuando se inicia la construcción de la Casa de la Panadería, pero no será hasta 1617 cuando Felipe III encarga a Juan Gómez de Mora la reforma final que dejará la Plaza Mayor casi casi como la conocemos hoy en día.

Los incendios

Incendio de 1790 en la plaza mayor
El gran incendio de 1790 prácticamente arrasó la Plaza Mayor

Digo «casi casi», porque a lo largo de su historia, la Plaza Mayor ha sufrido al menos 3 grandes incendios que han ido cambiando su fisonomía.

El primero fue en 1631, y el propio Juan Gómez de Mora tuvo que encargarse de la reconstrucción.

El siguiente, fue 1670, y el último y más devastador de todos tuvo lugar en 1790.

En este último incendio, el arquitecto Sabatini dirigió personalmente las labores de extinción y Juan de Villanueva se encargó de la reconstrucción final.

Curiosidades de la Plaza Mayor

Casa de la Panadería

En el lado norte de la plaza encontramos la Casa de la Panadería.

Es sin duda el edificio más emblemático y destacado de la plaza, además fue el primero que se construyó (en 1590) por lo que es anterior a la propia plaza.

Es el único edificio original que nos queda del reinado de los Austrias, aunque los frescos que decoran su fachada son del siglo XX.

En su momento, era el lugar en el que se distribuían la harina y el pan en la villa (de ahí su nombre), y en la actualidad, alberga la Oficina de Turismo de Madrid, un lugar perfecto para informarte y planificar tu visita.

Casa de la Carnicería

Casa de la Carnicería

Justo enfrente de la Casa de la Panadería, está la Casa de la Carnicería que como su propio nombre indica fue el despacho general de carne que abastecía los mercados de la ciudad.

Posteriormente fue durante un tiempo sede del Ayuntamiento, y hoy en día ha sido reconvertida en un lujoso hotel.

Estatua de Felipe III

Escultura de Felipe III en el centro de la Plaza Mayor de Madrid

En el centro de la plaza, rodeada por una verja, encontrarás una escultura ecuestre de Felipe III observando el panorama.

Durante mucho tiempo estuvo situada a la puerta de la Casa de Campo, hasta que la reina Isabel II se la regaló al Ayuntamiento de Madrid.

Desde entonces, la estatua está en la Plaza Mayor, y sirvió de inspiración para la realización de la escultura de Felipe IV, (obra del mismo escultor) que hoy en día puedes apreciar en la Plaza de Oriente, frente al Palacio Real.

Relieves de los Bancos

Si eres de los míos y te apasiona encontrar la historia en los pequeños detalles, cuando camines por la Plaza Mayor, fíjate bien en las farolas.

Verás que están situadas sobre unas estructuras circulares que sirven de bancos donde la gente se sienta a descansar.

Lo que no todo el mundo ve, es que en los respaldos de esos bancos está esculpida en bronce, en unos bajorrelieves geniales, toda la historia de la Plaza Mayor.

Balcón de Marizápalos

Por último, a la izquierda de la Casa de la Carnicería, si te fijas bien, verás un pequeño balcón medio escondido bajo un arco.

Es el “balcón de Marizápalos”, que Felipe IV reservó para su uso exclusivo por María Calderón (más conocida como “La Calderona”), su amante más famosa y reconocida.

Espectáculos y eventos en la Plaza Mayor

A día de hoy, la Plaza Mayor acoge a lo largo del año numerosos eventos y espectáculos relacionados con la agenda cultural anual de la ciudad.

Quizá lo más famoso o llamativo sea el mercadillo navideño, o el que todos los domingos por la mañana se instala en los soportales (fundamentalmente dedicado a la filatelia y la numismática).

Pero esta tradición de los espectáculos viene de antiguo, y ya en época de los Austrias la plaza era el escenario habitual de corridas de toros, autos de fe, fiestas populares y sobre todo, punto de encuentro de comerciantes y clientes.

En aquella época, la plaza tenía un aforo para 50.000 personas, y los vecinos que vivían en los edificios que daban a la plaza, tenían la obligación de alquilar sus balcones a la nobleza y la alta burguesía para que pudieran disfrutar de estos espectáculos (lógicamente, el precio del alquiler del balcón variaba en función del piso y la visibilidad).

Alrededores de la Plaza Mayor

Si vas a estar un rato por la Plaza Mayor, lo mejor que puedes hacer es disfrutar del tradicional bocata de calamares, o de cualquiera de las raciones que puedes comprar en el Mercado de San Miguel, mientras te das un paseo por los alrededores, algunas de las curiosidades que merecen visita son:

El Arco de Cuchilleros

Arco de Cuchilleros Gon
Arco de Cuchilleros

Es la puerta de acceso más impresionante a la Plaza Mayor, y fue diseñado por el propio Juan Gómez de Mora.

Se trata de un arco de grandes dimensiones que da acceso a la plaza desde la calle de Cuchilleros (así llamada porque era el lugar en el que se encontraba el gremio de cuchilleros que abastecía de herramientas a la Casa de la Carnicería).

Las escaleras de acceso, forman una calle en sí misma, llamada la “Calle de la Escalerilla de Piedra” (una de las más cortas y curiosas de Madrid), y es el lugar desde el que supuestamente un fraile arengó a las masas durante el levantamiento del 2 de Mayo de 1808 contra las tropas francesas.

Posada del Peine

Justo al otro lado de la plaza, en calle de Postas, está la Posada del Peine, uno de los establecimientos más antiguos y tradicionales de Madrid.

Hoy en día, es un hotel de cuatro estrellas cargado de leyendas y por cuyas habitaciones han desfilado algunas de las personalidades más ilustres de los últimos siglos.

Plaza de la Provincia

Saliendo de la plaza por la calle de Gerona, llegamos a la Plaza de la Provincia.

Es una pequeña plaza semiporticada en la que en navidad también se instala parte del mercadillo.

No dejes de admirar la fachada del Palacio de Santa Cruz, que servía en su origen como Cárcel de Corte, y la Fuente de Orfeo, en la que puedes ver la evolución del escudo de la ciudad.

Puerta de Guadalajara

Por último, y solo para los verdaderos amantes de la historia (aunque esta parte se disfruta más haciendo una visita guiada), en la salida de la calle Ciudad Rodrigo, ya en la confluencia con la calle Mayor, una placa nos recuerda que en ese lugar se levantaba desde la edad media la famosa puerta de Guadalajara, una de las puertas más importantes del recinto amurallado, y la responsable del surgimiento de la primitiva Plaza del Arrabal.

Conclusión

Ahora que ya sabes perfectamente cómo llegar a la Plaza Mayor de Madrid, conoces su historia, sus curiosidades y alguno de sus secretos, solo te queda pasarte por allí y disfrutar de todo lo que tiene que ofrecer (¡incluyendo algunas cosas que comento en las visitas guiadas y que no he escrito en este artículo!).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *