Saltar al contenido
Turhistórico

Barrio de Chueca

Barrio de Chueca: ¡Aquí cabemos todos!

Seguramente lo primero que piensas al hablar del barrio de Chueca sean las fiestas del orgullo gay.

A los más informados y curiosos, quizá les vengan a la cabeza las numerosas galerías de arte, los mercados gourmet y algunos de los locales de marcha más vanguardistas y alternativos de la ciudad.

Pero Chueca no es sólo uno de los barrios más abiertos y tolerantes de Madrid, es mucho más que eso… ¿Conoces realmente el barrio de Chueca y todo lo que puedes hacer en él?

Historia del barrio de Chueca

Lo primero que hay que aclarar, es que en realidad el barrio de Chueca no es un barrio “oficial”.

En realidad, toda esta zona pertenece al barrio de “Justicia”, uno de los seis que componen el distrito “Centro”, pero ya te digo yo que todos los madrileños conocen esta zona sencillamente como Chueca.

Federico Chueca da nombre al barrio de Chueca
Federico Chueca

El nombre le viene por la plaza de Chueca, llamada así en honor al compositor madrileño de zarzuelas Federico Chueca, autor entre otras de obras como “La Gran Vía” y “Agua, azucarillos y aguardiente”, obras maestras del género chico.

Un dato curioso sobre él que no mucha gente conoce, ¡es que nació en la mismísima torre de los Lujanes!

Al igual que ocurre con otras zonas de Madrid como Malasaña o la Latina, este barrio ha experimentado en los últimos años una transformación increíble.

En la década de los 70, se trataba de una zona bastante abandonada y conflictiva, en la que la droga había causado estragos. La prostitución callejera era habitual, y la situación llevó al barrio a un profundo deterioro social y a elevados índices de inseguridad y delincuencia.

Es precisamente en esa época, coincidiendo con los disturbios de Stonewall en Nueva York, cuando empiezan a aparecer tímidamente los primeros locales destinados abiertamente a la comunidad LGTBI, como librerías cafeterías y locales de ocio nocturno.

Fue ya a principios de los 80 cuando la comunidad tomó abiertamente el testigo y empezó a trabajar duro para renovar el barrio, ¡y vaya si lo hicieron!, a día de hoy, Chueca es sin duda el barrio más abierto y amigable de Madrid, con una oferta cultural y de ocio impresionante.

Una zona recuperada por la comunidad LGTBI, pero abiertamente heterofriendly, del que también nos sentimos orgullosos todos aquellos a quienes nunca nos ha parecido un problema con quien se acueste cada uno.

¿Dónde está el barrio de Chueca?

Lo que los madrileños conocemos como «la zona de Chueca» se encuentra entre los barrios de Sol, Malasaña, Chamberí, y Salesas, y tendría sus límites más o menos entre las calles de Fuencarral, Sagasta, Fernando VI, Barquillo, y Gran Vía.

Como siempre, de dejo el mapa interactivo con los lugares más interesantes del barrio para que puedas preparar tus visitas.

Travelers' Map is loading...
If you see this after your page is loaded completely, leafletJS files are missing.

Si quieres acercarte a Chueca para dar una vuelta y conocer su ambiente, te recomiendo que lo hagas en metro: en el momento en que salgas a la superficie te encontrarás en la plaza de Chueca, el auténtico corazón del barrio.

¿Qué se puede visitar en Chueca?

Como la lista de locales de todo tipo sería interminable y no acabaríamos nunca, en este artículo voy a darte unas pinceladas generales sobre el barrio para que tengas una idea.

Lo más fácil, es orientarse por la zona tomando las plazas y calles principales y su entorno como punto de referencia.

Plaza de Santa Bárbara

Plaza de Santa Bárbara en el Barrio de Chueca
Terrazas en la Plaza de Santa Bárbara

En la parte norte del barrio, lindando con la zona de Chamberí, tenemos la plaza de Santa Bárbara.

Es un lugar perfecto para tomar una cerveza en alguna de sus terrazas, algunas de ellas de locales de gran solera, como la Cruz Blanca.

También en esta plaza, los amantes del dulce tienen una cita con “Manolo Bakes”, una pastelería de larga tradición artesanal en Colmenar Viejo que hace poco ha dado el salto la capital y lo está petando con sus mini cruasanes (conocidos como “monolitos”, son la punta de lanza de un auténtico imperio de la repostería).

Otro imprescindible de la zona es el “Palacio de Santa Bárbara”, en la parte más baja de la plaza.

Es un espacio multiusos que de vez en cuando acoge diferentes muestras, eventos y alguna que otra exposición, aunque últimamente está un poco parado, nunca sabes lo que te puedes encontrar al día siguiente.

Plaza de Barceló

Muy cerquita, encontrarás la Plaza de Barceló.

Te podría contar casi toda su historia, entre otras cosas porque es la plaza en la que yo jugaba cuando era pequeño.

En los alrededores de esta plaza tienes algunas de las cosas más interesantes del barrio, como el Mercado de Barceló, el Museo de Historia de Madrid, el Museo del Romanticismo, el Palacio de Longoria o la Casa de las Lagartijas.

El Mercado de Barceló, era en mi infancia un sencillo mercado de barrio, pero hoy en día acoge diferentes muestras de la gastronomía nacional, que conviven con tiendas más tradicionales, y hasta un gimnasio en la planta superior.

No dejes de visitar su azotea, en la que encontrarás una terracita perfecta para tomarte un café o un gin-tonic al caer la noche.

Justo al otro lado de la plaza, está el Museo de Historia de Madrid.

Este soberbio edificio, diseñado por el arquitecto Pedro de Rivera, acogió en su día el antiguo hospicio de San Fernando, una institución que daba albergue a los huérfanos de la villa.

Hoy en día, en sus salas encontrarás diferentes piezas desde que se convirtió en la capital del reino en 1561 hasta las primeras décadas del siglo XX, por lo que puedes considerarlo la continuación del Museo de San Isidro.

Prepárate para flipar con su portada, una de las obras más representativas del barroco civil español, y con la “Fuente de la Fama”, que puedes visitar en su patio trasero.

Ya que estás por aquí, déjate caer por el Museo del Romanticismo.

Este edificio neoclásico construido en 1776 como vivienda permanente del primer Marqués de Matallana, alberga la mejor colección de objetos de la alta burguesía madrileña del siglo XIX.

Y sobre todo, no olvides disfrutar de su cafetería, el patio te va a sorprender.

Para terminar de descubrir esta zona del barrio, te recomiendo que te dejes caer por la Casa de las Lagartijas, en el número uno de la calle Mejía Lequerica, y te fijes en sus curiosas ménsulas de la parte superior.

Aunque sin duda, el edificio más interesante del barrio es el Palacio de Longoria.

Éste es uno de los pocos ejemplos de arquitectura modernista del siglo XX que tenemos en Madrid. Fue mandado construir por el financiero Javier González Longoria en el año 1902, y realizado a cargo del arquitecto José de Grasses Riera (no lo siento, no es obra de Gaudí).

Además de su interesante decoración vegetal, hay que destacar su estrecha planta (es 11 veces más largo que ancho).

La única pega es que es la sede de la Sociedad General de Autores y Editores (la siempre polémica SGAE), por lo que te será muy difícil verlo por dentro y disfrutar de su escalera imperial circular.

Calle Fuencarral

Si lo tuyo es el turismo de shopping y lo que te mola es ir de tiendas, la calle Fuencarral es sin duda el lugar que tienes que visitar.

En ella encontrarás los establecimientos más tradicionales conviviendo con las marcas de tendencia internacional.

Desde la estación de Tribunal es peatonal casi en su totalidad hasta llegar a la Gran Vía, por lo que el paseo resulta muy agradable.

Ya que estás por aquí échale un vistazo al mercado de San Ildefonso, un mercado con propuestas de Street Food de todo el mundo y diferentes puestos donde picar algo o llevártelo para disfrutar mientras paseas por el barrio.

Plaza de Chueca

barrio de Chueca
La Plaza de Chueca.

Como ya te comentado, la plaza de Chueca es el centro neurálgico de la zona.

Aquí lo habitual es ver bastante movimiento, gente yendo y viniendo o disfrutando de una caña en las terrazas en los días de buen tiempo.

Muy cerquita tenemos el remodelado mercado de San Antón, en el que encontramos una propuesta muy similar a los ya mencionados de Barceló y de San Ildefonso. No olvides visitar su terraza en la parte de arriba.

Terraza de San Antón
Terraza de San Antón

Con el mismo nombre, tenemos la Iglesia de San Antón, edificio del siglo XVIII también obra de Pedro de Rivera.

En su momento surgió como iglesia del hospital de leprosos, y a día de hoy la llevan los “Mensajeros de la Paz” del padre Ángel, sacerdote famoso en el barrio y en la ciudad por desempeñar una activa labor social.

Una particularidad del barrio, es que cada 17 de enero, día de San Antón Abad, la iglesia organiza una ceremonia en la que los vecinos acuden para bendecir a sus mascotas ¡y toda la calle se llena de perretes!

Bendición de mascotas iglesia de San Antón
¿Qué pasa?, vengo a la ceremonia 🐶

Por cierto, en esta iglesia descansan las reliquias de San Valentín, patrón de los enamorados.

A tiro de piedra, encontrarás las Escuelas Pías, actualmente sede del colegio de arquitectos de Madrid.

En su interior hay un espacio recuperado para los vecinos, que dispone de un agradable café, biblioteca salas de exposiciones, e incluso un gimnasio con piscina.

Escuelas Pías de San Antón
Nuevo espacio de la San Antón.

Y para terminar de rematar esta zona del barrio, dos curiosidades: la primera, en la esquina de la calle Hortaleza con Santa Brígida, es la fuente de San Antón, o fuente de los delfines, diseñada en 1770 por Ventura Rodríguez.

La segunda curiosidad, es el antiguo Convento Santa María Magdalena, creado en 1623 para “dar cobijo y alejar de la calle a mujeres de mala vida repetidas”, motivo por el cual también se conocía por los vecinos como “Convento de las Recogidas”. Hoy en día alberga la sede de UGT.

Plaza de Pedro Zerolo

Plaza de Pedro Zerolo, una de las más importantes del barrio de Chueca
Plaza de Pedro Zerolo

la plaza de Pedro Zerolo es probablemente una de las que más veces ha cambiado de nombre en la ciudad.

Antes se llamaba plaza de Vázquez de Mella, anteriormente plaza de Bilbao, y antes de eso plaza de Ruiz Zorrilla.

Curiosamente, no son los únicos nombres que ha tenido, ya que los vecinos durante la guerra civil la conocían como “la plaza del Gua”, en alusión al popular juego de canicas debido a los cráteres que los obuses de la artillería nacional dejaban en la plaza al disparar desde el Cerro de Garavitas (los madrileños somos así).

Fíjate bien porque en el número siete de la plaza encontrarás una placa que menciona que aquí vivió Ramón de Mesonero Romanos, insigne cronista de la villa.

Te parecerá una tontería, pero no puedes marcharte sin asomarte al parking subterráneo.

El lazo rojo de la entrada (símbolo de la lucha contra el sida), ya nos da una pista de que entramos en un lugar especial.

Todo el subterráneo es obra de la arquitecta italiana Teresa Sapey, y está inspirado en la divina comedia de Dante Alighieri.

La artista quería que quienes entraran en él, «bajaran a las vísceras de la tierra pero volver arriba purificado, con algo más de cultura», por eso encontrarás referencias a la obra en los neones rojos y fotografías que hay distribuidas por todo el aparcamiento.

Parking plaza Pedro Zerolo, en pleno barrio de Chueca
Parking de Chueca

Plaza del Rey

Terminamos en la plaza del rey, una de las más antiguas y que mejor se conservan en la historia del barrio.

Destaca la “Casa de las Siete Chimeneas”, obra de Antonio si hierro de 1577, pero que desde el siglo XVI ha sufrido numerosas obras de restauración (aunque su traza se mantiene muy semejante a la original).

Según los rumores, las siete chimeneas representan los siete pecados capitales, y la casa, fue el supuesto lugar de reclusión de una hija ilegítima de Felipe II, cuyo espíritu aún deambula por el inmueble.

Hoy en día es la sede del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

escultura de Jacinto Ruiz en la Plaza del Rey
Jacinto Ruiz

Es famosa entre otras cosas porque sirvió de vivienda al marqués de Esquilache, ministro de Carlos III que se ganó el odio de los madrileños con sus decretos destinados a cambiar el estilo de la vestimenta de los ciudadanos para reducir la criminalidad.

La casa fue saqueada por el pueblo amotinado el 23 de marzo de 1766, y estuvo a punto de ser incendiada, aunque en el último momento se evitó la desgracia.

También en esta plaza estuvo en su momento el famoso Circo Price, un espectáculo hípico creado por el irlandés Thomas Price, y que a día de hoy ha retomado sus representaciones en la Ronda de Atocha.

No olvides mirar a lo alto, en esta plaza encontrarás uno de los pocos relojes de sol que quedan en Madrid.

Pero sin duda, mi parte favorita de esta plaza es la escultura de Jacinto Ruíz, el tercero, junto con Luis Daoiz y Pedro Velarde, de los héroes que se levantaron en armas el 2 de mayo de 1808 frente a la ocupación francesa.

Ruíz murió un mes después por las heridas recibidas durante el combate.

Las fiestas del orgullo gay en el barrio de Chueca

orgullo gay en el barrio de chueca
Plaza de Chueca durante las fiestas del Orgullo

Sin duda, el verdadero estandarte del barrio y lo que le ha dado fama internacional, son las fiestas del orgullo gay.

Esta celebración, que tiene lugar todos los años a principios de verano, congrega una enorme cantidad de gente de toda clase y condición unidos por las ganas de pasarlo bien y reivindicar los derechos de la comunidad LGTBI.

Durante días, el barrio acoge multitud de conciertos, actividades de todo tipo como la popular carrera de tacones, y el broche de oro: el desfile.

Sin duda, una de las grandes ocasiones para venir a conocer el barrio, aunque como has visto, Chueca es mucho más y cada vez tiene más planes que ofrecer.

¿Seguro que conoces la ciudad?