Saltar al contenido
Turhistórico

Barrio de los Austrias

Barrio de los Austrias: El verdadero corazón de la ciudad

Seguro que has oído hablar alguna vez del “Madrid de los Austrias”, o del “Barrio de los Austrias” de Madrid… ¡normal!, es el centro histórico de la capital de España y una de las zonas turísticas más importantes y con mayores atracciones de la ciudad.

El mapa del Madrid de los Austrias puede resultar un poco confuso, ya que el término no hace referencia a una zona concreta, sino a un período de tiempo, los dos siglos en los que la casa de Habsburgo dominó la monarquía española. ¡Pero para eso estoy yo aquí!, para que al terminar de leer este artículo, lo tengas todo claro.

Historia del Madrid de los Austrias.

Es muy fácil, esta parte de la historia de España va desde el nacimiento del emperador Carlos V en el año 1500, hasta la muerte de Carlos II, el Hechizado, en el año 1700 (como ves, fechas redonditas)

Durante ese tiempo, Madrid se convirtió en la capital del reino por orden de Felipe II, y vivió un período de esplendor sin precedentes, lo cual explica el enorme crecimiento que experimentó en aquellos años.

Aunque es imposible resumirlo todo aquí, te voy a dejar un breve repaso, pero si quieres sumergirte de lleno en la historia del Madrid de este periodo, te recomiendo que le eches un vistazo la ruta guiada del Madrid de los Austrias.

Básicamente, tenemos dos periodos:

Austrias mayores

Los reinados de Carlos V y Felipe II, y artísticamente se corresponden con la época del renacimiento.

Durante este periodo, España (y por lo tanto Madrid) gozará de una buena situación económica, y alcanzará la hegemonía como potencia mundial.

Austrias menores

Los reinados de Felipe III, Felipe IV y Carlos II, corresponden a lo que se conoce como los “Austrias menores”.

Estamos en pleno barroco, y durante este periodo la decadencia fue haciéndose cada vez más palpable (en buena medida debido a que los Reyes dejaron prácticamente todas las decisiones en manos de sus validos).

Mapa del Madrid de los Austrias

Históricamente, el Madrid de los Austrias iría del Palacio Real hasta el Parque del Retiro, que entonces era un palacio, y desde la plaza de Santo Domingo hasta la plaza de la Cebada.

En cambio, en términos turísticos, no hay una delimitación clara sobre la extensión del Barrio de los Austrias, pero más o menos abarca los barrios de Sol y Palacio, ¡estamos en pleno centro de la ciudad!.

Aquí te dejo un mapa interactivo con algunos de los lugares imprescindibles que tienes que visitar.

Travelers' Map is loading...
If you see this after your page is loaded completely, leafletJS files are missing.

¿Qué hacer en el Barrio de los Austrias?

Esta zona no solo está llena de monumentos famosos, palacios, edificios singulares y lugares emblemáticos de la ciudad, sino que tiene una de las mayores ofertas culturales y gastronómicas de la villa.

Así que tanto si estás de paso, como si vives aquí, seguro que te apuntas a alguno de los diferentes planes que puede ofrecerte el centro. Vamos a ver alguno de los más clásicos.

Desayunar unos churros con chocolate en San Ginés

Chocolatería San Ginés

Si eres de por aquí, seguro que has empezado algún año en San Ginés.

Entre los madrileños es tradición terminar la fiesta de Nochevieja desayunando chocolate con churros en esta castiza cafetería.

Se trata de un bar que recuerda los ambientes de los cafetines de tertulias literarias de finales del siglo XIX, con mesas de mármol, azulejos y espejos por todas partes (te recomiendo bajar a la planta inferior, sin duda es en la que encontrarás mejor ambiente).

Ya sólo te queda decidir si prefieres churros o porras, ¡pero el chocolate es imprescindible!

Degustar un bocadillo de calamares en la Plaza Mayor

Bocadillo de Calamares

Seguramente pensarás que es un cliché, y no seré yo quien te lo niegue.

No es habitual ver madrileños comiendo bocadillos de calamares en la plaza mayor (se tiene por una atracción para los “guiris”), pero es algo que tarde temprano todos hemos hecho, por algo será.

El caso es que tiene un punto muy interesante sentarse tranquilamente en uno de los bancos de la plaza a ver pasar a la gente disfrutando del bocata.

Por cierto, cuando te levantes de uno de esos bancos, fíjate que en el respaldo encontrarás grabados de bronce con la historia de la plaza, los incendios que la han asolado a lo largo de los siglos, los autos de fe de la inquisición, las corridas de toros…

Probar los dulces del Convento de las Carboneras

Uno de los secretos mejor guardados del barrio: el convento del Corpus Cristi, mejor conocido como “Convento de las Carboneras”.

Debe su curioso nombre a una pintura de la Virgen Inmaculada que a día de hoy aún se conservan el convento. Según la leyenda, fue hallada por dos niños mientras jugaban en una carbonera, y posteriormente rescatada por una mujer que finalmente la donó el convento.

En cualquier caso, lo realmente interesante de este convento es el pequeño portero automático que encontrarás en su puerta.

Si llamas, una de las monjas te abrirá la puerta y te conducirá por lo que antaño fueron las caballerizas, y tras pasar dos patios pequeñitos llegarás a un torno en el cual podrás comprar los dulces más tradicionales del barrio.

Por supuesto, no podrás ver a la hermana que te los vende, ya que es un convento de clausura (para eso está el torno).

Disfrutar de la gastronomía del Mercado de San Miguel

Mercado de San Miguel

El mercado de San Miguel es un imprescindible de cualquier visita al Barrio de los Austrias.

A sido recientemente recuperado, aunque mantiene su estructura original de hierro de principios del siglo XX.

En sus 1200 m² repartidos en dos plantas, encontrarás lo más selecto de todos los rincones de la gastronomía española.

Sus productos frescos que van desde el jamón ibérico hasta el marisco fresco llegado cada día desde Galicia, son la clave que explica porque cada año cuenta con más de 10 millones de visitantes.

Prepárate porque aquí no vas encontrar precisamente los precios más baratos de la ciudad, pero la calidad de los productos lo merece (especialmente recomendables los encurtidos, los quesos y las raciones de croquetas).

¿Qué hay que ver en el Barrio de los Austrias?: los imprescindibles

Como te decía antes, el Barrio de los Austrias no solo está lleno de planes interesantes y actividades originales, además, su importancia histórica y cultural hacen de esta zona un auténtico hervidero de atracciones turísticas y monumentos famosos e importantes que hay que visitar si o si.

Algunos de los lugares más notables son los siguientes.

Santa María la Mayor

Santa María la Mayor

San Nicolás de Bari

San Nicolás de Bari

Plaza Mayor

Plaza Mayor

Aunque la historia de la plaza mayor arranca en la edad media como “Plaza del Arrabal”, es precisamente durante el reinado de los Austrias cuando se remodela y adquiere el aspecto que vemos hoy en día gracias al arquitecto Juan Gómez de Mora.

En esta plaza ocurrido de todo, desde ajusticiamientos y autos de fe de la Santa inquisición, hasta el mercadillo navideño que se celebra cada año, pasando por corridas de toros, varios incendios que la han destrozado en al menos tres ocasiones, o las cabalgatas de los Reyes Magos.

Sin duda, si estás buscando el verdadero corazón del barrio de los Austrias, este es el lugar adecuado, ¡no olvides visitar la escultura de Felipe III, y la oficina de turismo de la Casa de la Panadería!

Calle del Arenal  

Calle del Arenal

Esta calle, que en origen era un arroyo, une la Puerta del Sol y la Plaza de Isabel II, y es uno de los principales lugares de compras de la zona.

Entre otras curiosidades, a lo largo de esta calle encontrarás la ya mencionada chocolatería de San Ginés, la iglesia del mismo nombre, y para los muy curiosos o los más pequeños, ¡el Museo del Ratoncito Pérez!

Calle Mayor

Calle Mayor

Esta es seguramente una de las primeras calles importantes que tuvo Madrid.

Ya tenemos noticias de ella en la edad media, cuando comunicaba la Puerta de la Vega con la Puerta de Guadalajara, los dos principales accesos de la primitiva muralla.

Desde entonces, no ha dejado de crecer y de evolucionar.

Hoy en día acoge lugares tan interesantes como el monumento a Victoria Eugenia y Alfonso XIII, el palacio de los duques de Uceda, o la casa de Calderón de la Barca, entre otras cosas.

Yo te recomendaría empezar en la Puerta del Sol y caminar tranquilamente hasta llegar a la Cuesta de la Vega, desde allí puedes darte un paseo muy agradable por la Plaza Oriente.

Plaza de la Villa

Plaza de la Villa

Este era el lugar en el cual se reunía el Concejo de la Villa desde tiempos del rey Enrique IV de Castilla, y de hecho, aquí ha estado el ayuntamiento hasta hace no mucho.

Es uno de los lugares que mejor representa toda la historia de la ciudad, desde la edad media hasta por supuesto la corte de los Austrias.

Los edificios destacados que no te puedes perder son la Casa y Torre de los Lujanes, el edificio civil más antiguo de la ciudad, la Casa de Cisneros, y la Casa de la Villa.

Por último, si eres amante de la historia militar seguro que reconoces a Álvaro de Bazán, el marqués de Santa Cruz, vencedor de la batalla de Lepanto y uno de los más brillantes marinos de la armada española, inmortalizado en una estatua en el centro de la plaza.

Monasterio de las Descalzas Reales

Monasterio de las Descalzas Reales

Uno de los pocos monasterios de clausura que todavía funciona en el centro de Madrid a día de hoy.

Fue fundado por Juana de Austria (hermana de Felipe II), sobre un antiguo palacio que perteneció al contable de su padre, Carlos V.

Actualmente está gestionado por Patrimonio Nacional, y se puede visitar en grupos organizados, lo cual te recomiendo, ya que su interior atesora una de las mejores colecciones de obras de arte a partir del siglo XVI.

Ópera

Plaza de Isabel II

Aunque seguramente oirás a más de uno hablar de “la plaza de la ópera”, su verdadero nombre es Plaza de Isabel II (la reconocerás por la escultura de la reina que hay en el centro de la plaza).

Aquí estuvo en su momento la Fuente de los Caños del Peral, y hoy en día hay un par de maquetas que lo recuerdan.

Si te pasa como a mi y eres un apasionado de la música, te recomiendo encarecidamente que hagas lo posible por conseguir entradas para asistir a alguna representación en el Teatro Real.

Plaza de Oriente

Si coges un mapa de Madrid, verás que esta plaza está situada al oeste de la ciudad.

No te preocupes, no te estás volviendo loco: la plaza recibe su nombre porque se construyó al este del Palacio Real, que sustituyó al Real Alcázar tras el incendio de 1734.

En esta plaza podrás encontrar la escultura ecuestre de Felipe IV, así como una serie de estatuas de diferentes Reyes de España originalmente diseñadas para ser colocadas en la balaustrada del palacio real.

Ten en cuenta que si estás por aquí un miércoles o un sábado, te encontrarás con el cambio de guardia, y que el primer miércoles de cada mes se lleva a cabo el “relevo solemne” (una ceremonia especial, parecida al cambio de guardia pero mucho más vistosa).

Visita al Palacio Real

Justo enfrente de la catedral de la Almudena está el Palacio Real.

Te recomiendo una visita por dentro, en la que podrás disfrutar del complejo palaciego más grande de toda Europa Occidental, y de algunas otras sorpresas, como la Real Armería, el lugar en el que a día de hoy todavía se conservan las armaduras de Carlos V y Felipe II.

Éste lugar es el verdadero corazón de la historia de Madrid: empezó como una Alcazaba musulmana en la edad media, después se convirtió en el Alcázar castellano que los Austrias aprovecharon para asentar su centro económico y político, y finalmente ya en época moderna se convirtió en el palacio que puedes contemplar hoy en día y que es la sede de la monarquía española (aunque la familia real ya no vive aquí).

Campo del moro

En 1109, un caudillo musulmán llamado Ali Ben Yusuf intentó reconquistar la ciudad de Madrid para la causa del islam, y este es el lugar en el cual estableció su campamento (de ahí el nombre actual).

Hoy en día, estas casi 20 hectáreas de terreno que separan el río Manzanares del casco histórico de Madrid, son uno de los mejores lugares para pasear y disfrutar de la naturaleza en pleno centro de la ciudad.

No sólo es un parque precioso lleno de vegetación, sino que también encontrarás en su interior algunas construcciones relevantes, como el Chalé de Corcho, el Chalé de la Reina, o algunas de las fuentes más bonitas realizadas por grandes maestros como Ventura Rodríguez.

Muralla árabe

Parque del Emir Mohamed I
Restos de la muralla árabe de Madrid

En el Parque del Emir Mohamed I (el fundador de la ciudad), bajando por la cuesta de la Vega y justo enfrente de la catedral de la, encontramos parte de la primitiva muralla musulmana de Madrid.

Este tramo, de unos 120 m, todavía conserva los restos de algunas de las típicas torres de planta cuadrada características de las construcciones militares árabes de la edad media.

Justo en la parte de arriba encontrarás un mirador con algunas placas explicativas que te dará una idea de la historia de la muralla.

Es una de las zonas imprescindibles de las rutas del Madrid medieval, por lo que seguramente verás más de un grupo admirando este trozo de nuestra historia.


Conclusión

Como te decía principio, es absolutamente imposible resumir aquí todo lo que el Barrio de los Austrias puede ofrecer, por lo que lo más recomendable es empaparse bien de su historia contratar alguno de los tours que te mostrarán los aspectos más destacados de esta céntrica zona de Madrid.

¿Seguro que conoces la ciudad?