Saltar al contenido
Turhistórico

La Iglesia de San Juan en Madrid

La Iglesia de San Juan: Arqueología escondida a plena vista

La Iglesia de San Juan, en Madrid, es un misterio.

Puedes pasarte horas dando vueltas por las calles… pero salvo que vayas con un buen guía, o prestes mucha atención, no la encontrarás.

Es uno de esos secretos que pasa desapercibido a simple vista. Quédate hasta el final de este artículo y no sólo la encontrarás a la primera, sino que conocerás toda su impresionante historia.

¿Dónde está la Iglesia de San Juan?

A lo largo de este artículo vas a alucinar, ¡seguro que ni imaginas dónde se encuentra!… te voy dejando una pista en forma de mapa interactivo.

Travelers' Map is loading...
If you see this after your page is loaded completely, leafletJS files are missing.

La Iglesia

Placa que muestra la planta de la antigua Iglesia de San Juan

Hace poco te hablé de la Plaza de Ramales, y mencioné de pasada la Iglesia de San Juan, pero en esta ocasión vamos a analizarla a fondo.

Como ya sabes, la Plaza de Ramales se llamaba antiguamente Plazuela de San Juan, precisamente porque ocupa el solar en el que antaño se alzaba dicha iglesia.

Pero, ¿qué sabemos de la Iglesia de San Juan?

Sabemos que fue construida en una fecha incierta en algún momento durante la segunda mitad del siglo XII, tras la reconquista cristiana de Alfonso VI a los mayrities, o antiguos pobladores de Mayrit (el Madrid islámico).

Posteriormente, durante el reinado de José I Bonaparte (“Pepe Botella” o el “Rey Plazuelas” para los amigos), en pleno siglo XIX, la iglesia fue demolida junto con gran parte del barrio de Santiago.

Lo más probable, es que este antiguo templo románico estuviese dedicado a los dos Juanes, el Bautista, y el Evangelista.

Tenemos constancia documental de su consagración en el año 1254, y sabemos además, que fue consagrada por un tal “Monseñor Fray Roberto”, que por aquel entonces era el obispo de la ciudad de Silves (capital del Algarve), que fue reconquistada los musulmanes en 1249 por el rey portugués Don Alfonso III, coincidiendo con el reinado de Alfonso X el Sabio en el reino de Castilla.

No deja de ser interesante precisamente que fuese un obispo portugués quien consagró una iglesia de Madrid, esto nos da una idea del complejo momento político que se vivía en aquellos años de reconquista, durante los cuales también se disputó el reinado de lo que hoy en día es Portugal.

Es precisamente durante este periodo, a mediados del siglo XIII, cuando el templo va a adquirir su forma definitiva conforme a la arquitectura románico-mudéjar típica castellana de aquel momento.

Descripción

Aunque la Iglesia de San Juan no ha llegado al Madrid de nuestros días, la arqueología nos ha ayudado mucho a comprender cómo era.

Se trataba de un templo románico de tres naves, con planta basilical y ábside semicircular.

También tenía una torre con un campanario en el lado del Evangelio.

Cabe recordar que en las iglesias cristianas, cada una de las naves tiene un nombre, siendo la nave izquierda (según se mira al ábside), la “nave del Evangelio”, mientras que la nave derecha recibe el nombre de “nave de la Epístola” (ahí tienes una cosita que seguramente no sabías).

En su portada principal, la Iglesia de San Juan lucía 3 “tondos”, o adornos circulares a modo de medallones con las siguientes representaciones:

  • A la derecha del todo, el “agnus dei”, o cordero de Dios, el símbolo con el cual en el Evangelio de Juan se representa a Jesucristo.
  • En el centro, una cruz griega, de extremos redondeados y rodeada de una circunferencia pintada de rojo.
  • Y por último, en el lado izquierdo, un crismón, o representación de las letras griegas “X” (“ji”) y “P” (“ro”), el símbolo bizantino habitual para representar a Jesucristo.

Precisamente, el último de estos tres símbolos dio lugar a que diferentes historiadores y cronistas del Siglo de Oro intentasen atribuir a Madrid un origen anterior a la dominación musulmana, concretamente a los tiempos de los romanos.

Esto es así, ya que sabían que los soldados tardoimperiales utilizaban habitualmente el símbolo del crismón desde la publicación del edicto de tolerancia religiosa dictado en Milán por el emperador Constantino I en el año 312.

Hoy en día sabemos que aquellos intentos no eran sino fantasiosas hipótesis, dado que el crismón es un símbolo de uso común en el románico de la reconquista.

Historia de la Iglesia de San Juan en Madrid

Siempre se trató de una iglesia muy modesta, por lo que su historia en realidad es breve, y es poco lo que sabemos de ella.

Sabemos que en 1609, la parroquia de San Juan absorbió la feligresía del convento de San Gil al Real, que estaba muy cercano al Alcázar y tradicionalmente había cumplido las funciones de parroquia para el palacio.

De este modo, en ese momento la pequeña Iglesia de San Juan se convirtió en la parroquia real de palacio, y en el escenario de acontecimientos importantes como el bautizo de la infanta Margarita de Austria, hija de Felipe IV e Isabel de Borbón, en 1624.

También sabemos que, a pesar de su modesto tamaño, el templo incluía capillas de linajes tan destacados como los Solís, los Lujanes, o los Herrera (todas ellas, familias de rancio abolengo madrileño), incluida la capilla de don Gaspar de Fuensalida, amigo íntimo de Velázquez, y en la cual al parecer fue enterrado el pintor en 1660.

Demolición

José I Bonaparte - Wikipedia, la enciclopedia libre
José I Bonaparte, conocido como «el Rey Plazuelas» por los madrileños

Tuvo que llegar a José I Bonaparte, rey culto e ilustrado pero despreciado por un pueblo que no estaba preparado para los avances del momento, para que finalmente nuestra Iglesia de San Juan sucumbiera a la piqueta.

José I pretendía dignificar los alrededores del palacio, por lo que se inició la demolición de gran parte del caserío, incluyendo por ejemplo la Biblioteca Real (antecedente de nuestra actual Biblioteca Nacional) o el propio Convento de San Gil ya mencionada anteriormente.

El objetivo del proyecto era ensanchar la calle Arenal, para unir esta nueva plaza con la Puerta del Sol en un eje majestuoso.

Finalmente, la guerra de la independencia no lo permitió, y a la vuelta de Fernando VII en 1814, toda esta zona en una escombrera y presentaba un aspecto lamentable.

Así fue como la Iglesia de San Juan, fue demolida en Madrid entre 1810 y 1811.

En ese momento, sus funciones pasaron a la Iglesia de Santiago Apóstol, que acababa de ser reconstruida en estilo neoclásico tras el paso de un fuerte vendaval que había dejado el antiguo templo medieval muy deteriorado.

Al parecer, las imágenes, el órgano, los retablos, las rejas y cancelas, el púlpito, las barandillas, los balcones, armarios, sagrarios y confesonarios, terminaron en Santiago.

En la actualidad

Cimientos de la Iglesia de San Juan

Actualmente, si paseas por la Plaza de Ramales y te fijas bien, no sólo encontrarás los restos de la cimentación de la antigua Iglesia de San Juan protegidos bajo una cristalera, sino que también podrás percibir como las losas del suelo se han instalado de tal manera que marcan el perímetro del antiguo templo románico.

Es una brillante musealización y puesta en valor de un yacimiento arqueológico, tristemente abandonada y no mantenida por el Ayuntamiento, y que presenta un importante estado de deterioro (sobre todo debido a la vegetación espontánea que crece al amparo de la cristalera).

Así que ya lo sabes, cuando pases por la Plaza de Ramales, fíjate bien en el mobiliario urbano, las losas del suelo y los restos de la cimentación que puedes encontrar bajo la cristalera.

Sin saberlo, estás caminando sobre uno de los tesoros de la historia de Madrid: la iglesia de San Juan, posiblemente una de las iglesias más antiguas de Madrid.

¿Seguro que conoces la ciudad?