Saltar al contenido
Turhistórico

Palacio del Duque de Uceda en Madrid

Palacio del Duque de Uceda: Historia y anécdotas de un edificio singular

El Palacio del Duque de Uceda es un sólido edificio barroco situado en la esquina de la Calle Mayor con Bailén, en pleno Barrio del Madrid de los Austrias, muy cerca de lugares tan emblemáticos como la Plaza de Ramales, o la Plaza de la Villa.

Es una de las construcciones originales que conservamos del reinado de Felipe III, y uno de esos edificios que ha sabido reinventarse a lo largo de la increíble historia de Madrid.

Última morada de madres de reyes, edificio de autor incierto y posible motivo de caída en desgracia del hombre más poderoso del reino, todo eso condensado en una única manzana.

¿Cuál es el Palacio del Duque de Uceda?

En el número 79 de la Calle Mayor, encontrarás éste magnífico edificio cargado de historia, rodeado de muchos otros lugares interesantes.

Travelers' Map is loading...
If you see this after your page is loaded completely, leafletJS files are missing.

El palacio del Duque de Uceda

Palacio del Duque de Uceda
Portada principal del Palacio de los Consejos

Este es uno de los lugares con más nombres que encontrarás en la villa: Palacio del Duque de Uceda (o de “los Duques de Uceda”), Palacio de Consejos, Capitanía General… o para los que somos muy de Madrid, simplemente “Capitanía”.

Uno de esos sitios que, al llevar ahí “toda la vida”, hoy pasan desapercibidos para los madrileños, como si fueran simplemente parte del paisaje y no una de las piedras angulares de la historia de Madrid.

Historia del Palacio de Congresos

Esquina Palacio de Uceda

Vamos a dar un breve paseo solo por algunos de los momentos más relevantes en la historia de este ilustre edificio.

Siglo XVII

La construcción del Palacio

Lo que hoy conocemos como el Palacio de Consejos, fue mandado construir hacia 1610 por Cristóbal Gómez de Sandoval-Rojas de la Cerda, primer duque de Uceda, que era hijo del Duque de Lerma y Catalina de la Cerda, y que, al igual que su padre, llegaría a ser valido de Felipe III.

Por desgracia, el primer Duque de Uceda nunca vio construido su palacio, ya que poco después de morir el rey en 1621, fue desterrado de la corte y todos sus bienes fueron embargados (de padre corrupto, hijo corrupto).

El vecino Convento del Santísimo Sacramento

Iglesia del Sacramento (esquina pretil de los consejos)
Cercana Iglesia del Sacramento o Iglesia Castrense

Junto al palacio (justo a la izquierda según lo miras desde la calle mayor) destaca la Iglesia del Sacramento, la única estructura superviviente del antiguo convento del Santísimo Sacramento.

Este convento fue mandado construir por el propio duque de Uceda como parte del complejo palacial, siguiendo la costumbre de la época que tenía la nobleza de patrocinar este tipo de obras religiosas.

Antiguamente aquí se alojó una comunidad de monjas bernardas, y actualmente pertenece al ministerio de defensa y es la sede de la catedral de las Fuerzas Armadas, (de ahí que también se la conozca como “iglesia castrense”).

Huerto de las Monjas
Huerto de las Monjas

Para los más curiosos y los que hayáis escuchado el capítulo del podcast, os diré además que, si paseáis por esta zona una mañana entre semana, por la Calle del Rollo podréis acceder al Huerto de las Monjas, un pequeño patio con una fuente que es, junto con la Iglesia, lo único que queda del antiguo convento.

Reales inquilinos

Escudo de armas palacio de Uceda
Detalle de un escudo de armas.

Es precisamente a mediados del siglo XVII cuando se firma un “censo reservativo”, entre la casa de Uceda y la corona.

Esto quería decir que el edificio pasaba a tener dos dueños: su propietario (que no lo podía usar), y quien lo disfrutaba a cambio de pagar una renta de 250 maravedís de oro (la corona).

Básicamente, los duques de Uceda se habían convertido en “los caseros” de Felipe IV, quien dispuso de este palacio para que en él residieran diferentes miembros de la familia real o de los consejos reales.

Quizá, el huésped más ilustre de este periodo fue Luis de Haro de Guzmán, el favorito del rey tras la caída en desgracia del Conde-Duque de Olivares.

Siglo XVIII

Continuamos nuestra historia y llegamos al reinado de Felipe V, el primer rey de la casa de Borbón.

En aquel momento, el palacio del Duque de Uceda se convirtió en una especie de “Nuevas Ministerios”, ya que por orden del rey se trasladaron allí las oficinas del Real Alcázar de Madrid.

Es así como se instalaron en el inmueble los consejos de Castilla, Indias, Órdenes y Hacienda, con sus respectivos tribunales, oficinas, contadurías y tesorerías.

Sin embargo, el Consejo de Estado se mantuvo en la Sala del Rubí del Real Alcázar, y no se instalaría definitivamente aquí hasta 1858.

Como ves, este palacio ha sido sede de multitud de instituciones desde hace tiempo, incluso el Tribunal Supremo estuvo aquí antes de trasladarse al Convento de las Salesas.

Palacio de Uceda (pretil de los consejos)
Palacio desde el Pretil de los Consejos

Siglo XX

Ya en 1940, se expropia el anteriormente mencionado censo reservativo y se paga a los duques de Uceda 250.000 pesetas por el palacio.

Por aquel entonces, el palacio presentaba un aspecto ruinoso y era el alojamiento de 700 soldados de la Guardia Mora y es muy probable que todo el mobiliario que desapareció en aquella época fuese utilizado como leña para el fuego.

También durante el siglo XX se mudaron al edificio unos nuevos inquilinos.

Y es que  actualmente, como hemos mencionado al principio del artículo, el Palacio de Consejos es compartido por el Consejo de Estado y la Capitanía General.

Resulta que antiguamente la Capitanía General estaba en la calle Leganitos, en un edificio en tan mal estado que prácticamente se caía.

Aunque en principio el cambio era provisional, en nuestros días la capitanía sigue ocupando las dos primeras plantas del edificio (las únicas dos que están modernizadas).

Curiosidades y anécdotas del Palacio de Uceda

El arquitecto misterioso

Esquina (posterior) palacio de Uceda
La parte trasera tienen más plantas debido al desnivel.

Existe cierto debate entre los expertos acerca de la autoría del edificio.

Mientras que algunos autores sostienen que fue el célebre arquitecto madrileño Francisco de Mora quien realizó sus trazas, otros atribuyen el palacio de los consejos a Alonso de Trujillo, constructor entre otras cosas de la villa de Lerma, en la provincia de Burgos.

En cualquier caso, en lo que sí parece haber cierto consenso, es en que Juan Gómez de Mora (sobrino del anteriormente citado Francisco), participó en su construcción desde el inicio, y si te fijas bien, es cierto que tiene un cierto parecido con el Palacio de Santa Cruz, obra también de Juan Gómez de Mora.

Moradores ilustres

Al ser un edificio de tan dilatada historia, no es de extrañar que por sus habitaciones y pasillos hayan desfilado algunos de los personajes más importantes de la historia de nuestra ciudad.

Entre los inquilinos más notables del inmueble, hay que citar por ejemplo a don Juan de Austria (hijo Bastardo de Carlos V y medio hermano de Felipe II), héroe de la batalla de Lepanto junto a Don Álvaro de Bazán (cuya escultura puedes ver en la cercana Plaza de la Villa), o a la reina Mariana de Austria (segunda esposa de Felipe IV y madre de Caros II), quien además falleció en este edificio.

Placa de Mariana de Austria en el Palacio de Uceda

¿Dónde están las Torres?

Otra de las cosas que llaman la atención (y que la gente suele gustarle mucho cuando lo comento en las rutas), es que en su momento el palacio estaba adornado con cuatro torres con chapiteles de pizarra.

Esto estaba muy en la línea de la moda de la época, recordando arquitecturas como la del Monasterio del Escorial, el antiguo Alcázar de Madrid, o la Casa de la Villa o el ya mencionado Palacio de Santa Cruz, ambos obra de Juan Gómez de Mora.

En el punto de mira

Por último, no podemos olvidar que durante la guerra civil todo el centro de Madrid fue duramente castigado por los bombardeos.

En este sentido, el palacio de los duques de Uceda tiene un papel fundamental, ya que dada su singularidad, sirvió de punto de referencia a los artilleros del bando nacional que desde el Cerro Garabitas (en la Casa de Campo) bombardearon sin descanso la ciudad.

Como ves, el Palacio del Duque de Uceda no es simplemente un elemento más del paisaje urbano, sino uno de los lugares con más historia de la villa.

A lo largo de su vida, ha albergado la sede de las instituciones más importantes del reino, ha sido morada de los personajes más relevantes de nuestra historia, o ha servido como punto de referencia para los bombardeos de la guerra civil ya tengo hambre macho… entre otras muchas anécdotas.

Aunque a día de hoy todavía no conozcamos a ciencia cierta el nombre de su arquitecto, lo que sí que sabemos sin duda es que estamos ante una parte fundamental de nuestro patrimonio que bien merece una visita.

¿Seguro que conoces la ciudad?